Un coronadeño en el MoMA, parte 2 Featured

Written by 
Published in Un Coronadeño en ...

El Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York está considerado por muchos como el más importante del mundo en su categoría, con más de 150 mil obras de reconocimiento internacional; incluyendo artistas de la talla de Frida Kahlo, Andy Warhol, Henri Matisse o Jackson Pollock, por mencionar algunos nombres.

Acá, estas figuras son como estrellas de rock, y los visitantes andan de galería en galería buscándolos para tomarse un selfie con sus cuadros. Por ejemplo, Picasso y sus Señoritas de Avignon estaban rodeadas de turistas de todas partes del mundo, agolpándose alrededor de ellas; pero nada se comparaba a la sala donde tenían La persistencia de la memoria, de Salvador Dalí (sí, ese del reloj derretido). Si a uno no le gusta el arte moderno, ir al MoMA debe ser muy desilusionante. Y es que mucha gente aún considera que arte “de verdad” son los cuadros de Miguel Ángel o Da Vinci, y sí, son geniales, es arte renacentista. Pero el mundo cambió mucho durante esos cinco siglos, y en el siglo XX, los artistas tuvieron que reinventarlo todo. Cuando se descubrió la fotografía, los artistas se dieron cuenta que ni siquiera Miguel Ángel podría “pintar” con tanta precisión y realismo como en las fotos. ¿Entonces para qué ponerse a pintar? Pero la creatividad artística nunca se detiene, y encuentra espacios para expresarse como sea y donde sea; eso hicieron Van Gogh y los expresionistas desde finales del siglo XIX. Como ya no tenía sentido pintar lo que los demás veían en fotos, destruyeron la imagen, y la reconstruyeron en miles de formas diferentes: Picasso en formas cubistas, Dalí en formas surrealistas, Pollock con manchas sobre el lienzo, utilizando su técnica del “dripping”, Warhol utilizando las técnicas pop de la publicidad. Al igual que en todas partes del mundo, turistas poco educados suelen dejarse llevar por los nombres más que por las obras o el contexto; de ahí que pude ver gente que esperó hasta media hora por un selfie con los “rockstars” del museo que fuera directito para su Instagram; y luego se iban del museo. Cuando vi aquella manada de depredadores con sus cámaras apuntando a todo lo que colgaba de las paredes del MoMA, me fui a conocer otras salas con artistas “menos famosos” pero más interesantes, como Francis Bacon, Jasper Johns, George Braque y toda una constelación de creadores opacados muchas veces por la publicidad que reduce las cosas a dos o tres elementos que sean fáciles de recordar por el público meta. Así funciona el turismo básicamente, sin embargo, cada experiencia es única, y tanto en el MoMA como en el Museo Nacional de Costa Rica, se trata de lo mismo: aprender, entender, disfrutar, sentir cómo el arte y la historia nos rodean y cómo expresan con profundas emociones la desgarradora experiencia humana con sus múltiples variantes; y cada vida nos lo ofrece con diferentes colores, técnicas y formatos, todas dignas de ser apreciadas y reconocidas.

 

 

UN CORO EN JUNIO

Read 162 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« August 2018 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31