En Costa Rica sí hay pena de muerte

Written by 
Published in Opinion del director

Si señores, en Costa Rica si existe la pena de muerte. Lo único es que, a diferencia de otros países, esta pena no la dictan los jueces en contra de quienes han cometido crímenes horrendos, sino la dictan los delincuentes contra cualquier persona que se les cruce en el camino o les pestañee cuando ellos la están asaltando; la aplican también los gatilleros cuando van tras sus encargos, los femicidas que matan a sus mujeres e hijos ciegos de celos e ira y hasta la aplica la gente honrada, que ante la falta de leyes, va en busca de venganza. 

La pena de muerte también la aplican los jueces de nuestra República, cuando una, otra, y otra y otra y otra vez tienen al frente a una persona que ha cometido decenas de delitos y los sueltan y lo vuelven a soltar y a soltar 10, 15 veces; por eso usted escucha que tal persona que había pasado ante los tribunales muchas veces mató a otra persona, en el tiempo que el tipo debió haber estado descontando sus delitos en la cárcel. Otros son condenados a determinado número de años y de pronto los ve usted asesinando a alguien a la mitad de la supuesta pena que deberían estar cumpliendo, porque un “estudio” determinó que ya estaban rehabilitados. ¿Cuántos inocentes estarían con vida, si en Costa Rica hubiese una verdadera justicia?

El crimen de un joven en la pulpería de los Chacón, en San Rafael de Coronado, lamentablemente, significa para nuestras autoridades uno más de una larga estadística que seguirá creciendo y creciendo hasta que alguien no ponga un alto a esta matanza que se está dando a diario en nuestras calles. Lo más dramático del asunto es que esto ya se está haciendo tan común, que muchos lo ven como algo normal, como la infaltable sección de muertos que nuestros telenoticieros nos recetan todos los días durante los primeros 30 minutos.

Una vida humana sencillamente no tiene precio. Eso es lo que deben entender nuestros legisladores para castigar, mínimo con cadena perpetua, a quienes siegan una vida creyendo que la vida real es como los juegos de computadora de eliminar y eliminar adversarios, o como en las películas donde matan y matan gente y la cinta continúa como si nada; en la realidad señores, detrás de una muerte queda mucho dolor, lágrimas y generalmente un sentimiento de impotencia difícil de describir. Son los familiares de las víctimas quienes cargan con el sufrimiento en una sociedad cada vez más podrida, a base de justificar lo injustificable.

En las redes sociales algunos hablan que más policías en las calles, y es cierto, pero igual, si hubiesen miles de policías, atraparían miles de delincuentes que igualmente en unas horas los jueces devolverían a las calles. El frío no está en las cobijas. Si el robo a la pulpería de San Rafael hubiese transcurrido normalmente, de seguro ni la policía ni OIJ, hubiesen llegado porque el monto de lo robado “no valía la pena”, pero lo que nuestro sistema de justicia no contempla es que esos mismos que entonces habrían salido del local como si nada, y que si hubiesen sido atrapados los jueces los hubiesen dejado libre inmediatamente, son los asesinos que ahora están siendo buscados. No hay que esperar que corra la sangre para aplicar la razón.

Mi condolencia a la familia de mi amigo Carlos y su esposa Norma, por esa pérdida irreparable que sufrieron. No me canso de leer en el Facebook de nuestro periódico la frase de que ya perdimos el Coronado de antes, en el que muchos crecimos jugando, caminando, corriendo, trabajando con libertad y seguridad. De aquello lo que queda es el recuerdo y la duda de si ¿en realidad perdimos aquél Coronado de antes, o fue que nos lo dejamos arrebatar?

Read 90 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« June 2018 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30