Desinterés fatal Featured

Written by 
Published in Opinion del director

Si en algo coinciden dos informaciones que llevamos en este número, la del Centro Agrícola Cantonal de Coronado (CACC) y la de la Cámara de Comercio, es en el desinterés que muestran los socios por estas organizaciones.

En la primera, pareciese que la están dejando morir, y en la segunda, da la impresión de que a los comerciantes locales, mientras una situación X no les toque los bolsillos, no les interesa para nada la Cámara.

En el CACC fui testigo en noviembre pasado de las angustias que pasaron para completar el quórum, casi que con el método sí o sí, y luego para ver cómo terminaban de rellenar la junta directiva. Atrás quedaron los tiempos en que se ofrecían comidas y rifas para atraer a los socios, porque ahora, un CACC empobrecido requiere de la participación franca de aquellos socios que entienden la importancia que tiene esta organización para los agricultores del cantón, si trabaja como tiene que ser.

Igual en la Cámara de Comercio, que es una organización importante en la que se deben agrupar y fortalecer los comerciantes de un cantón, pero que a las últimas asambleas con costo llegan los directivos, que se autorreeligen, porque no hay de otra.

La excusa de siempre, con respecto a este tema, es decir que estas organizaciones no sirven para nada; pero si yo pertenezco a un gremio y dejo morir las organizaciones que lo componen, que existen supuestamente para impulsar su crecimiento, en realidad, con las disculpas del caso, yo tampoco sirvo para nada.

El tema es involucrarse. Nadie quiere hacerlo hoy en día. El individualismo nos domina. En tu barrio venden droga, o maltratan a un niño o a una mujer, o hay muchos huecos en la calle, o llegan a fumar monte a la zona verde donde deberían estar jugando los chicos del barrio, etc., pero no, lo mejor es no involucrarse, entre pasillos sí, pero que sean otros los que arreglen el problema.

La única forma de cambiar las cosas es involucrándonos para intentarlo, porque si no, se van a mantener igual o peor, o tal vez cambiarán, pero al ritmo que otros impongan según el juego de intereses que les convenga.

Hay excepciones a la regla, como en todo, personas como en el caso del CACC a las que hace muchos años los vi levantarse y protestar por situaciones que entonces creían no estaban bien, pero que no fueron apoyados y simplemente tomaron el camino del adiós, aunque el tiempo les dio la razón. Por eso, una vez que se logra lo más difícil que es participar e involucrarse, viene lo otro, que es el norte que debemos tener, que es el tratar siempre de mejorar las cosas en beneficio de todos y no solo de lo que me interesa. Ese egoísmo, que a veces nos supera, es lo que provoca generalmente que las cosas en cualquier organización empiecen a marchar mal.

Aún se está a tiempo de cambiar. Organizaciones como el CACC deben volver por el camino que en el pasado los llevó hasta incluso dar becas, realizar actividades en los centros educativos, apoyar realmente a los agricultores, etc. Igual la Cámara de Comerciantes, que a partir de su última asamblea incorporó a los empresarios de turismo de nuestro cantón, lo que debe darle nuevos bríos y marcar un norte claro por el cual seguir. No se vale decir que no sirven para nada, porque quien lo dice debe decir entonces qué es servir para algo e involucrarse para darle un rumbo exitoso a estas agrupaciones.

Coronado no requiere de gente que se queje en Internet, sino de gente que actúe en el mundo real, porque no necesitamos “likes”, sino acciones para sacar a este cantón del estado de “confort” en que se encuentra.

Read 1013 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« December 2017 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31