¿Qué es la inestabilidad motriz en los estudiantes? Featured

Written by 

La inestabilidad motriz, la podemos caracterizar entre otras cosas por la atención y concentración lenta e inestable; es quizás acá donde el profesor empieza a observar que algo no está bien en el estudiante.

Muchas veces se piensa que puede ser un problema de atención – concentración exclusivamente; sin embargo, veamos algunos aspectos importantes.

No debemos confundirla con la hiperquinesia, en esta el cuadro motor responde a la agitación de la inestabilidad motriz y se manifiesta en el ámbito escolar con baja tensión, desorganización de la tarea y escaso rendimiento escolar.

La inestabilidad motriz se trata de una agitación continua y desordenada, sin un objetivo útil en relación con la tarea. El niño presenta necesidad de movimiento de contacto excesivo que no puede satisfacer.

A menudo son niños muy emotivos, resultando difíciles sus relaciones. Se pueden distinguir dos tipos de niños con inestabilidades psicomotoras: Los que padecen un trastorno genético o neurofisiológico posiblemente hereditario o traumatismos orgánicos y aquellos cuya inestabilidad está más relacionada con traumatismos psicoafectivos, o que pueden estar relacionados con inseguridad y una estabilidad del medio.

Esta última es la que más nos interesa dentro del contexto escolar. La separación o la ausencia de los padres y la inseguridad del medio de vida o del entorno, contribuyen a esta falta de maduración psíquica y motriz.

Detección: dentro del ámbito escolar, nos encontraremos con un niño sumamente difícil de manejar. Es aquel niño que está constantemente agitado, no logra quedarse quieto y perturba la clase. Estos niños no se mantienen sentados y por lo tanto no responden a la tarea escolar, no prestan atención y no se concentran. Sus cuadernos suelen ser incoherentes en cuanto a la ubicación espacial y a la secuencia de las tareas. Las fallas escolares despiertan en el niño otras atracciones tales como: ser líderes, ser graciosos, hablar constantemente por lo que dificultan la tarea de otros niños y de la clase en general.

En cuadros más severos, esta inestabilidad dentro del marco escolar, despierta en el niño cierta agresividad, producto de la gran actividad impulsiva y la imposibilidad de compartir con otros niños de clase. Desde el punto de vista motor, al estar el niño siempre agitado, presenta a menudo tics, tartamudez y otros trastornos del lenguaje. Su coordinación motriz está perturbada y su relación con los objetos sufre su falta de control tónico-motor.

Afectivamente, nos encontramos ante un niño hiper-emotivo, generalmente se opone a todo, rechaza constantemente y por lo general se monta en cólera. Todas estas características de gran impulsividad para actuar, frecuentemente van acompañadas de agresividad que puede volverse sobre sí mismo. Dentro del trastorno motor, podemos encontrar otra patología, como es el caso de los niños inestables. De capacidad intelectual o de inteligencia fronteriza o normal baja, tienen una actuación escolar muy problemática.

En la adolescencia, esto se combina con la delincuencia juvenil. En el marco de las funciones intelectuales, el niño inestable tiene una atención lenta y débil.

Diagnóstico: para el profesor será fácil detectar al estudiante que se encuentre dentro de estas características detalladas anteriormente; ante esto deberá tratar de poner el orden y los límites necesarios. Si el niño no responde, entonces sí cabrá la denominación de inestabilidad.

El diagnóstico diferencial será llevado a cabo por un equipo completo, ya que tienen que intervenir: neurólogo, psicomotriz, kinesiólogo, psicólogo y psicopedagogo. El docente podrá sugerir a los padres realizar una visita al pediatra, con un informe detallado de las características y comportamiento del niño dando su diagnóstico presuntivo; será el pediatra quien disponga cómo iniciar el diagnóstico y el seguimiento.

Tratamiento: el tratamiento específico del niño inestable se realiza a nivel motor, pero este no puede llevarse a cabo dentro de la institución educativa; por lo tanto, el docente deberá pedir el informe a los profesionales que trabajan terapéuticamente con el niño para conocer la magnitud del problema y solicitar estrategias de trabajo en cuanto a tiempos, modalidad, exigencias, etc.

Al niño inestable le será muy complicado el manejo del cuaderno y el cumplimiento a término de las tareas escritas, entonces el profesor podrá colaborar manejando con marcas la cantidad de las tareas y controlando los tiempos. Puede ser muy útil también, el uso de “carteles-letreros-rótulos” para centrar la atención del niño solo en la resolución una tarea específica. Es muy importante que no pida varias tareas a la vez, trabajemos una tarea a la vez.

El tratamiento específico tiene la siguiente forma:

Neurológico: pueden requerirse tratamiento quimioterápico.

Psicomotriz: debe ser tratado periódicamente con la reeducación psicomotriz, con ejercicios de estructura de ritmo, desplazamiento en el espacio, conocimiento progresivo del cuerpo y en sus articulaciones que son la base del desarrollo de la coordinación y permitirán el control de movimientos y de los gestos. A nivel motor son primordiales los ejercicios de distensión y relajación.

Afectivo: se debe realizar una terapia para organizar la personalidad en el sitio de desviación o desequilibrio emocional generadores de conflictos.

Psicopedagógico: para la recuperación y estimulación pedagógica.

Bendiciones para tu vida y que tu vida sea de bendición para los demás. 

Read 813 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« September 2018 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30